agosto 23, 2019

Mundo plastificado

Plastic Ocean

El plástico lo inunda todo. Lo podemos encontrar en los supermercados, en casa, en las montañas, en los bosques, en los océanos, en el aire y hasta dentro de nuestra comida. Este problema, a escala global, se debe a dos factores fundamentales; la excesiva producción de plásticos para el envasado, por su bajo coste; y la durabilidad y resistencia de estos materiales a la degradación.

Lo peligroso de la presencia de plásticos en casi la totalidad de los ecosistemas del planeta es que pone en riesgo la vida marina, entre otras; es un peligro para nuestra salud, por los materiales químicos que conlleva; y contamina la atmósfera con su descomposición.

La sociedad cada vez está más concienciada sobre el problema de los residuos plásticos. La preocupación por su omnipresencia en nuestras vidas ha hecho que la semana pasada se proclamara la campaña de “boicot al plástico”, promovida por el grupo Zero Waste España. El objetivo era intentar animar a la gente a estar siete días sin consumir productos envasados con plástico y sacar fotografías de todos estos envases para publicarlas en redes sociales. Se trata de un ejemplo más de la lucha por mostrar a la población la dificultad de evitar estos materiales y los problemas que conllevan. Por ello, concienciar a los más pequeños de la problemática es una de las claves para evitar un futuro plastificado.

Mar de plástico

El mar Mediterráneo es uno de los más contaminados del planeta. Cada año ocho millones  de toneladas de plástico terminan en los océanos, según un informe de la Fundación Aquae, y entre un 21 y 45 % de todas las partículas de microplásticos están en el Mediterráneo, según Greenpeace. La asociación ecologista también asegura que el 95% de los residuos de este mar son plásticos, entre un 15 y un 35% más que la media mundial.

La solución podría ser dejar de producir plásticos de un solo uso, cuya prohibición en Europa está prevista para 2021, pero igual de importante es la concienciación de las personas de a pie para que penalicen este tipo de productos y envases.

Toda esta problemática y sus posibles efectos y soluciones se exponen en el reportaje de RTVE Plastificados, accesible en la sección a la carta de su página web. El documental de media hora se centra sobre todo en el ámbito nacional y en el mar Mediterráneo. Habla tanto de la dimensión social como de la científica y legislativa.

Captura de pantalla 2019-06-11 a las 10.31.02

Entender y actuar

A veces las cifras y datos acaban sepultando el mensaje real que se quiere transmitir. Esto es muy común cuando se habla de medioambiente. Decir que hay cientos de toneladas de residuos y porcentajes que suben y bajan de emisiones de CO2 en la mayoría de las veces implica que es malo, pero no llega al fondo del problema. La app 2030 Challenge trata de explicar estos problemas de manera sencilla. Además, propone medidas de actuación. En el caso del plástico enlaza con el calculador de residuos de Greenpeace.

Captura de pantalla 2019-06-11 a las 10.34.50

Depósito y retorno

Reciclar todos los envases y plásticos que consumimos es fundamental, pero reducir su uso lo es aún más. Existe un sistema de gestión de residuos alternativo al instaurado en España. Este es el SDDR (Sistema de depósito, devolución y retorno), que se usa en países como Alemania, Finlandia y Canadá entre otros. Para entenderlo mejor, la iniciativa Retorna tiene publicado en YouTube un vídeo explicativo llamado La diferencia (entre el sistema actual y el SDDR).Captura de pantalla 2019-06-11 a las 10.37.41

Ulises Tuero Rodríguez

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*