marzo 29, 2017

Entrevista a Gregorio Robles, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos

01-Gregorio Robles

El profesor pone como ejemplo el mito de la caverna en Filosofía, donde no es igual realizar un trabajo de cuatro páginas que hacer un programa de forma artística.

Gregorio Robles es profesor de la Escuela de Telecomunicación de la Universidad Rey Juan Carlos y colaborador de la asociación Programamos. Él apuesta por una enseñanza de la programación que se realice de forma transversal y que se aplique a todas las asignaturas del currículum.

¿Por qué aprender a programar?

Porque se adquieren unas habilidades importantes en el desarrollo mental, en la capacidad de abstracción y en la resolución de problemas con algoritmos.

¿Debería estar en el currículum de forma obligatoria?

Nosotros abogamos porque sean unos conocimientos transversales que se apliquen también en otras asignaturas. Es decir, que pueda haber programación en Filosofía pero que en Filosofía no haya un apartado de programación.

 ¿A qué edad debería de comenzar esta enseñanza?

Los niños pueden empezar a programar al principio de la Primaria, pero cuando mayor interés tiene es cuando pueden trasladar esas habilidades que he comentado al principio. Lo que estamos viendo en investigación es que eso ocurre a partir de los 10 años. Antes pueden aprender a programar pero las habilidades no las trasladan a otras asignaturas.

¿Qué ventajas tiene la programación para el resto de materias?

La programación como forma de expresarse es mucho más cercana y motivante para los alumnos que las formas tradicionales. En vez de enfrentar a los alumnos a los problemas con el método tradicional, en el que un profesor lo cuenta en clase, se cambia y se plantea el problema para que ellos, mediante un programa, muestren la adquisición de esos conocimientos. Pongo un ejemplo, el mito de la caverna en Filosofía. No es lo mismo tener que hacer un trabajo de cuatro páginas, en el que vemos que la adquisición de conocimientos es muy baja, porque algunos incluso lo pueden copiar, que si tienen que hacer un programa de una manera más artística para mostrar en qué consiste el mito.

¿Este cambio implicaría también una nueva forma de evaluar?

 El alumno tiene un rol mucho más activo, aprende realizando actividades, y por tanto cambia desde la forma de evaluar hasta las pautas de evaluación. No hay un examen final único, sino que se opta mejor por la evaluación continua. En nuestra generación estamos acostumbrados a que solo hay una respuesta correcta, pero aquí se pueden valorar otras respuestas. Volviendo al mito de la caverna, un alumno puede mostrarlo mediante un programa de una manera muy creativa. En un trabajo tradicional se valora el contenido, no tanto el conocimiento explícito de esa asignatura y cómo expresar ese contenido.

¿Qué dificultades hay para ponerlo en práctica?

Yo diría que hay muchas dificultades y la principal es que no sabemos cómo hacerlo. No sabemos por dónde empezar, no tenemos experiencia ni una hoja de ruta. Más que un problema logístico de ordenadores y conocimiento de los profesores es que no sabemos muy bien cómo introducirlo.

¿Y qué ventajas tiene la programación a largo plazo, para el futuro del alumno?

Hay una primera que creo que va más allá de las ciencias y la tecnología, y es que dentro de 10 o 15 años ese alumno va a necesitar saber sobre tecnología e interactuar con ordenadores. Antiguamente quien no sabía leer ni escribir se quedaba fuera de los ámbitos de decisión y participación ciudadana. Nosotros vemos que en unos años, quien no tenga habilidades para programar va a pasar a un segundo plano en la sociedad, porque se va a quedar fuera de los ámbitos de conocimiento. Respecto a la parte profesional, cuanto mejor consigamos comunicarnos con el móvil y las máquinas, más productivos seremos y tendremos más oportunidades laborales. Estas habilidades humanas y mentales de abstracción y de expresión tienen un beneficio muy interesante a largo plazo.

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*