febrero 25, 2017

Entrevista a Rosalie Ledda, pedagoga especializada en Educación on line

Rosalie LEDDA-1

Rosalie Ledda es pedagoga especializada en desarrollo de contenidos elearning. En su blog rosalieledda.com expone cómo la gamificación ha fracasado en el ámbito educativo.

¿Por qué crees que la gamificación ha fracasado?

Porque hay un exceso de información y poca lectura. La gente quiere aplicar cosas nuevas porque otros dicen que funcionan, pero no se hace una reflexión de por qué funciona en determinados ámbitos. Creo que falta una lectura en profundidad para definir si realmente ese método funciona en nuestro contexto. En ese sistema gamificado todo se pinta como algo superdivertido, pero al final es una metodología de trabajo que necesita unos procesos y un análisis, donde hay que definir qué se quiere conseguir, saber a quién va dirigido, decidir cuáles son los objetivos educativos… Hay una serie de pasos que nos saltamos, y queremos gamificar sin haber pensado previamente si realmente nuestro proyecto lo necesita.

En el contexto educativo, ¿qué tipo de gamificación se podría aplicar?

Hay cierta confusión en la comunidad educativa sobre lo que es la gamificación y qué es el aprendizaje basado en juegos. A veces se piensa que la gamificación es aprender jugando, pero es algo más, es conseguir todos aquellos elementos que en un contexto de juego hacen que sigas enganchado, y se te pasan las horas y no quieres dejar de jugar. Además, el aprendizaje basado en juegos se produce en un momento puntual; sin embargo la gamificación es un proceso que se alarga en todos los procesos de aprendizaje. Yo puedo aprender un concepto de gramática inglesa jugando al Duolingo, pero gamificar significaría estudiar inglés desde el primer día de clase hasta el último. La gamificación se produce de manera inclusiva en todo el proceso de aprendizaje, mientras que el aprendizaje basado en juegos es en un momento puntual.

Entonces, ¿habría que gamificar dependiendo del contexto?

Yo no gamificaría directamente, sino siempre y cuando el sistema de aprendizaje que hay implantado en una asignatura, dé un resultado cada año de baja motivación. Primero habría que analizar por qué hay una baja motivación, determinar cuáles son los motivos. Y si observamos que aumentando la motivación, aumentamos las ganas de aprender, entonces yo sí que aplicaría la gamificación. Ahora bien, si identificamos que la baja motivación es totalmente externa (por ejemplo, un alumno que por mucho que estudie, piensa que eso no le va a servir para nada), entonces por mucho que gamifiquemos no vamos a solucionar el problema. Entonces quizá sería mejor aplicar otor tipo de metodologías.

¿Tiene ventajas entonces la gamificación?

Para mí la gamificación es una buena metodología siempre y cuando sirva para resolver un problema. Y antes de intentar gamificar, tenemos que jugar nosotros mismos a algo que nos guste y pensar qué nos hace estar horas y horas jugando. Así veremos cómo aplicarlo a nuestros procesos de aprendizaje.

Escrito por Adrián Arcos.

 

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

1 Comentario

  1. Liliana C.Z.

    Evidente es la motivación y necesidades particulares del jugador en linea sin embargo ;aprender jugando es algo más premeditado inclusive previsto los resultados,generar expectativas teóricas muchas veces solo produce ansiedad en los estudiantes pero generar competición sobre sus intereses relacionados a un proyecto de emprendimiento nuevo,original es más desafiante,entonces,apostar por el alumno creativo es más desafiante entre jóvenes curiosos y estimulados al triunfo,es razón suficiente para cumplir retos e intereses;son alternativas con la gamificación,crear juegos que propicien aprendizajes previstos.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*