julio 20, 2017

Entrevista a Luz Rello, fundadora de Change Dyslexia y systems scientist

Luz Rello-1

Ha recibido varios premios por su investigación sobre cómo aplicar tecnología para la dislexia. Luz Rello es lingüista, disléxica e investigadora de esta dificultad para leer y escribir. En la actualidad trabaja en los proyectos Dytective for Samsung y DytectiveU, herramientas para las que ha fundado Change Dyslexia y por las que ha recibido el Premio Princesa de Girona 2016, categoría social. Ella apuesta por un cribaje rápido de este trastorno del aprendizaje a través de las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías. 

Destaca la utilidad de las nuevas tecnologías para conseguir que la dislexia se detecte cuanto antes y evitar de esta forma futuras complicaciones, “en la actualidad, la mayoría de casos de detección se produce cuando el niño ya está suspendiendo asignaturas”, continua diciendo.

¿Cuántos niños con dislexia hay en España? ¿Qué porcentaje representan?

Las estimaciones actuales calculan que entre el 8 y el 11% de la población cuya lengua nativa es español tiene dislexia. Esto representa aproximadamente unos 600.000 niños en edad escolar en la población de España.

¿Por qué es importante una detección precoz de la dislexia? ¿Qué ocurre si no se diagnostica de una forma temprana?

Una detección temprana es importante porque tener conocimiento de que existe una dificultad es la única manera de solucionarlo. Lamentablemente en la actualidad la mayoría de los casos de detección de dislexia se produce cuando ya es demasiado tarde, cuando el niño ya está suspendiendo asignaturas. El desconocimiento de la dislexia es la primera barrera que queremos solucionar. De hecho, a la dislexia se la conoce como un “trastorno oculto” debido a su difícil detección.

¿Qué aportan las nuevas tecnologías para la detección de la dislexia?

En la detección precoz –nunca diagnóstico– aportan poder hacer un cribaje rápido, en el caso de Dytective for Samsung, es gratuito. Muy importante saber que estamos hablando siempre de cribaje, y este tipo de detección de riesgo nunca sustituye un diagnóstico de un profesional. De hecho, la propia herramienta Dytective for Samsung recomienda derivar a un profesional en caso de riesgo.

¿Qué novedades presenta Dytective for Samsung en la detección de la dislexia y por qué puede resultar útil?

Es la primera herramienta de cribaje que combina juegos lingüísticos con inteligencia artificial (redes neuronales recurrentes), ha sido validada con 10.000 participantes y tiene un 90% de precisión. Con todas sus limitaciones, pensamos que puede ser una herramienta muy útil para familias, profesionales y profesores, pues te permite tener un cribaje en poco tiempo y sin coste para el usuario.

¿Cómo se pueden utilizar las nuevas tecnologías en clase para la enseñanza de niños disléxicos o con otras dificultades de aprendizaje?

Como se utilizan actualmente, como un complemento enriquecedor del aprendizaje. Concretamente en el caso de la dislexia es crucial porque nuestras tecnologías permiten un acceso al texto adaptado de manera automática y esto puede ayudar significativamente a los niños con dislexia.

¿Crees que las nuevas tecnologías son el futuro para el tratamiento de los alumnos con dificultades de atención y de aprendizaje? ¿Qué diferencias hay entre la enseñanza de estos alumnos con nuevas tecnologías y sin ellas?

No lo creo. El tratamiento “perfecto” es un tratamiento individualizado por un profesional capacitado que es capaz de personalizar y de ayudar al niño como realmente lo necesita. Cada niño aprende y se adapta de manera diferente. Creo que las nuevas tecnologías pueden ayudar mucho al profesional, pero nunca sustituirlo.

¿Crees que los centros disponen actualmente de los recursos necesarios para la detección de la dislexia o hace falta mayor inversión?

Los centros educativos que conozco, tanto públicos como privados, cuentan con orientadores, maestros PT y maestros AL fantásticos. Creo que las cosas están mucho mejor que hace unos años. Siempre se puede mejorar, pero mi visión es optimista. Con la tecnología lo que nosotros queremos hacer es ayudar a estos profesionales a ahorrar tiempo y recursos en la detección de las dificultades que se producen en lectoescritura.

¿Está el profesorado preparado para tratar la dislexia? ¿Qué beneficios ofrecen las nuevas tecnologías para que los profesores puedan enseñar a niños con dislexia?

Soy científica y es difícil dar respuesta a la primera pregunta porque la respuesta no la conozco de primera mano. Lo que sé por las familias que me contactan es que depende mucho del colegio, hay profesorado que desconoce qué es la dislexia y hay otro profesorado –y afortunadamente cada vez más– que sí la conoce. Sobre las nuevas tecnologías, pienso que pueden ser un recurso para enriquecer la enseñanza, pero con prudencia, no significa que la tecnología deba usarse en todo. Los seres humanos aprendemos usando diferentes estrategias que se activan de muchas maneras, no solo usando tecnología.

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*