julio 20, 2017

Entrevista a Juanmi Muñoz, maestro y pedagogo

Juan Mi Muñoz-1

Se considera un maestro del siglo XX intentando estar a la altura del XXI. Juanmi Muñoz es codirector del Observatorio de Innovación Tecnológica y Educativa (Odite) creado por la Asociación Espiral.

¿Por qué son útiles las redes sociales?

Las redes sociales, per se, no ayudan, pero nos abren la puerta a colaborar, a construir conocimiento, a asumir roles, a responder a retos, a plantear y resolver problemas, a compartir conocimiento, a aprender haciendo, a alfabetizarnos digitalmente, a gamificar actividades de aprendizaje habitualmente aburridas, etc. Son vías de comunicación e interacción muy ricas, especialmente entre adolescentes. Podemos aprovecharlas para actividades de investigación, cooperación, diseño…

¿Qué riesgos tienen?

El principal riesgo es ignorar su existencia. Las redes sociales están ahí y han venido para quedarse y evolucionar. Son un hecho con un gran potencial. Nuestro alumnado las utiliza con normalidad y, si queremos conseguir su interés y motivación por las actividades que les planteamos en el aula, descubriremos que las RRSS forman parte de sus intereses más cercanos. Como docentes del siglo XXI debemos conocerlas y plantearnos utilizarlas como recursos educativos. En el extremo contrario estaría el hecho de confundir el uso con el abuso.

¿Es necesaria una mayor innovación didáctica para aprovecharlas mejor?

Más que innovación lo que se necesita es tener un plan global que aterrice en planes locales y planes en el propio centro educativo. En ese plan, seguro, habrá un apartado dedicado a la formación del profesorado. La formación debe ser vivencial porque si no, no funcionará. Como dice el refrán “nadie da lo que no tiene” y es evidente que un docente que esté formado a nivel teórico pero que no haya tenido la vivencia contextualizada de lo que pretende transmitir, será imposible que pueda aplicar lo aprendido.

¿Me puede poner alguna experiencia como ejemplo?

La experiencia más “curiosa” que conozco está relacionada con el uso de Twitter con alumnos de P3. Es una experiencia de Elisabet Puiggròs, una maestra de Infantil en el País Vasco, inspirada en un proyecto de una escuela maternal francesa: “Apprendre Twitter a l’école maternelle” que consistía, básicamente, en escribir diariamente una frase –previamente consensuada en asamblea– o enviaban una imagen, un trabajo. Se invitó a las familias a convertirse en sus seguidores, y reflexionaron sobre los peligros de que alguien que no conocieran se convirtiera en seguidor.

¿Qué futuro ve a las redes sociales aplicadas a la Educación?

Parece haber una tendencia hacia la especialización. Ya hemos visto cómo van surgiendo versiones para niños de las redes sociales más conocidas, pero también surgen otras más centradas en el alumnado. Incluso las editoriales están creando entornos de red social específicos para el aula.

Escrito por Adrián Arcos.

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*