julio 25, 2017

Entrevista a Juan José de Haro, profesor de Matemáticas e Informática

Juan Jose del HARO-1

De Haro asegura que la Educación temprana facilita la adquisición de buenos hábitos de conducta que minimizan los problemas de enfrentarse a las redes sociales.

Es doctor en Biología por la Universidad Autónoma de Barcelona, además de profesor de Matemáticas e Informática en Educación Secundaria. Juan José de Haro ha escrito el libro Redes sociales para la Educación, donde describe el marco teórico para su uso educativo.

¿Cómo cree que ayudan las redes sociales al proceso de enseñanza-aprendizaje?

Hasta hace pocos años la comunicación educativa se desarrollaba casi exclusivamente durante la hora que dura la clase. Ahora, lo más frecuente es que esta comunicación continúe pasada esa hora y las redes sociales se conviertan en la extensión de la clase presencial. También son frecuentes los grupos de alumnos en redes sociales que complementan al tradicional “quedar” para estudiar.

¿A qué edad es adecuado introducir las redes sociales en el aula?

Debemos distinguir las redes sociales de las que hablamos. Hay redes sociales aptas para niños muy pequeños como el Club Penguin (www.clubpenguin.com/es/) que está dirigida a niños entre 5 y 10 años y es de carácter lúdico, no relacionado directamente con la docencia. Si hablamos de redes de carácter docente, encontramos también aquellas que se pueden empezar a utilizar desde muy temprano. Un ejemplo es Edmodo (www.edmodo.com) que está especialmente indicada para los niveles de Primaria y primeros cursos de la ESO. Soy partidario de la Educación temprana en redes sociales a través de las que son de carácter docente y especializadas, no de ignorarlas como si no existiesen, porque entonces tendrán que aprenderlo todo por ensayo y error con poca o ninguna ayuda.

¿Cuáles son los riesgos principales de las redes sociales?

Uno de los problemas más comunes es el acoso a través de las redes sociales, ya sea entre los alumnos o de personas ajenas hacia ellos. La prevención pasa, tal como he dicho antes, por la Educación temprana a través del uso de redes sociales educativas, donde el entorno controlado hace difícil este tipo de actuaciones improcedentes. Cuando el alumno se enfrente él solo a una red social no educativa ya tendrá adquiridos unos valores y hábitos de conducta que minimizarán los posibles problemas.

¿Cuáles son las dificultades a la hora de aplicarlas en el aula?

Hay dos tipos de obstáculos que impiden el uso racional de las TIC. Uno de ellos es la falta de medios para poder desarrollar proyectos que requieren, por ejemplo, el uso continuado de acceso a internet. De todas formas, la tendencia creciente es la presencia de dispositivos móviles en la mayoría de los hogares. No obstante, los centros todavía tendrán que preocuparse de que haya conexiones fiables a internet. El otro obstáculo es de carácter personal y posiblemente lo que mejor lo define es el miedo ante lo nuevo. Ya sea por miedo del profesorado o del equipo directivo, la realidad es que muchos proyectos ni tan siquiera se llevan a cabo porque no hay un compromiso claro con las TIC.

¿Podría ponerme un ejemplo de experiencia de éxito en el aula utilizando las redes sociales?

Puedo hablar en primera persona del uso de NEO (www.neolms.com) que es un entorno de aprendizaje basado en las redes sociales y otros servicios de la web 2.0. Utilizo este sistema a diario y algunas asignaturas como la Biología de 1º y 2º de Bachillerato las tengo totalmente integradas en NEO con todo el material de las clases, así como las pruebas y exámenes. La comunicación fuera de clase se realiza también casi siempre a través de este medio.

¿Qué consejo le daría a los profesores que no se atrevan a introducir las redes sociales en clase?

En primer lugar deben escoger la red social que mejor se adapta a sus necesidades. Para empezar son preferibles las que tienen un enfoque hacia la Educación. En segundo lugar, comenzar a utilizarlo sin miedo al fracaso, empezando con actividades sencillas. Una vez se adquiere más soltura se puede continuar con tareas más complejas. Además, tanto en Twitter como en Facebook hay una gran comunidad educativa que estará dispuesta a ayudarle en todo momento.

Escrita por Adrián Arcos.

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*