marzo 29, 2017

Entrevista a José Carlos Cortizo, organizador del Gamification World Congress

José Carlos CORTIZO-1

Además de la diversión, José Carlos Cortizo destaca el feedback inmediato enviado al alumno, que en ese mismo momento sabe cuál es el resultado de su actividad.

José Carlos Cortizo es profesor en la Universidad Europea de Madrid, donde ha usado la gamificación con sus alumnos. Es también organizador del Gamification World Congress, evento internacional sobre gamificación que se celebra anualmente.

¿Qué os llevó a utilizar la gamificación en el aula?

Cuando empezamos a usar gamificación en el aula, lo hicimos por un problema común a todos los niveles formativos: la falta de motivación por parte de los alumnos. La gamificación ayuda a que el proceso de aprendizaje sea divertido, saliéndonos de la norma y de las clases magistrales tradicionales, y se implica al alumno en todas las tareas de clase para que su experiencia sea más divertida. Al final es muy simple: si tienes una experiencia más divertida, gratificante y entretenida, la tomas con más gusto y, por tanto, aprendes más.

¿Hay que aplicar siempre la gamificación, o solo en casos donde con alumnos desmotivados?

Por mi experiencia, en general en casi cualquier clase hay algún alumno desmotivado. El problema es que muchas veces el profesor no tiene un mecanismo claro para conseguir transformar su clase en algo distinto, en algo más motivador, y la gamificación ahí es una herramienta que puede servirle, incluso en combinación con otras. Si el profesor consigue hacer una clase divertida, implicar a los alumnos para que trabajen y disfruten, ya tiene el problema solventado.

¿Algún ejemplo?

En el proyecto educativo Zombiología, todas las clases están basadas en una experiencia gamificada con narrativa de zombis. Es como un extremo, hacer toda la clase en base a la gamificación. En la universidad, utilizamos más la gamificación como herramienta para dar un feedback a los alumnos cuando entregan sus trabajos y hacen sus tareas. Cada vez que el alumno cumple plazos, se le da un feedback inmediato, por ejemplo una serie de puntos que, según va sumándolos, le permiten saltarse alguna tarea o le otorgan una recompensa adicional que pueda usar cuando le venga bien. Podemos utilizar mucho o poco la gamificación en función de la problemática que tengamos, y es importante que el profesor esté cómodo con este tipo de técnicas.

¿Qué le aporta al profesor?

Es más divertido, y eso cuando lo comparas con la clase tradicional, queda patente. Entre ir a una clase y que te den una charla y otra en la que se desarrolle una actividad que es como un juego, al alumno le gusta más la segunda. Por otro lado, consigues dar un feedback más inmediato al alumno, y con eso suples otro de los problemas educativos de que el alumno haga actividades pero no recibe feedback hasta el final de curso o hasta el momento en que recibe las notas.

¿La gamificación garantiza realmente la asimilación de contenidos, o se corre riesgo de que el aprendizaje sea superficial?

Al final la gamificación es una herramienta, pero la herramienta de por sí no te garantiza el aprendizaje. Lo que tienes que hacer es diseñar el contenido formativo y darle una capa distinta con la gamificación. Si el contenido formativo está mal diseñado o introduces la gamificación como un simple juego más que como una herramienta de aprendizaje, al final te cargas ese aprendizaje. Es muy importante que el profesor tenga claro lo que quiere fomentar (trabajo en equipo, resolución de problemas o de contenido formativo) y diseñe una experiencia gamificada acorde. Pero el riesgo para mí no está en la gamificación, sino en tener claro qué quieres contar a tus alumnos, y la gamificación te ayuda a diseñar cómo contarlo.

¿Cómo debería empezar un profesor que quiera poner en práctica la gamificación?

Yo le recomendaría que empezara viendo alguna experiencia gamificada, e incluso conociendo de primera mano a compañeros que la están aplicando en el aula para extraer sus propias conclusiones, y luego empezar a utilizarla.

Realizado por Adrián Arcos.

 

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*