abril 24, 2018

Beneficios del aprendizaje a través del juego

Imprimir

La diversión se ha convertido, en los últimos años, en una de las herramientas más efectivas para el aprendizaje en edades tempranas ya que mientras juegan los niños se relajan, lo que favorece su receptividad ante nuevos conceptos, ideas y valores.

“Lo que se aprende con el juego se retiene más fácilmente en la memoria, creando nuevas asociaciones, experiencias e interacciones. Así, durante los primeros años el juego permite desarrollar habilidades cognitivas, crear relaciones sociales y despertar las relaciones afectivas”, señalan desde myABCKit, aplicación basada en el aprendizaje a través del juego. Pero existen otras ventajas:

  • Mejora la comunicación. A través del juego los pequeños se ven obligados a expresarse, escuchar, prestar atención, utilizar las palabras adecuadas, mejorar la pronunciación, ampliar su vocabulario…
  • Mejora el desarrollo cognitivo. Los niños que juegan a menudo tienen una salud mental más positiva, vínculos afectivos más sólidos y amistades más consolidadas que aquellos niños que juegan menos tiempo.
  • Fomenta el aprendizaje significativo. El juego permite que los niños relacionen experiencias nuevas con algo que ya conocen.
  • Mejora las habilidades sociales. Jugar con otros niños y adultos permite que los pequeños aprendan cómo funcionan las relaciones sociales.
  • Favorece la comprensión. La motivación de participar en el juego hace que los niños se concentren en ellos y que se preocupen por comprender en qué consisten, qué relaciones son necesarias para desarrollarlos y como se juega con otros.
  • Mejora la exposición de ideas. La curiosidad es una de las grandes ventajas que tiene el juego, ya que cuando los niños tienen la oportunidad de jugar y relacionarse con otros tienden a investigar las posibilidades y desarrollar hipótesis que tienen que plantear de manera clara ante otros niños o adultos.
  • El juego, además, prepara a los pequeños para desarrollar habilidades como la autoestima o la atención, y consolida sus relaciones afectivas y sociales; predictores importantes del éxito de cualquier individuo.

Por Adrián Arcos

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*